MENUDESPLEGA

lunes, 24 de diciembre de 2012

Marcapáginas dedicados a Unamuno


23 de Abril "Día del libro"
El año pasado se le dedicó a Unamuno el marcapáginas  del "Día del libro".
1936-2011:  75 Aniversario de la muerte de D. Miguel.

Está editado por el ayuntamiento de Salamanca, se editan 10.000 ejemplares, tienen la peculiaridad de que están numerados, son pieza de coleccionista.
Se reproduce el medallón de la Plaza Mayor dedicado a Unamuno,  realizado por el escultor Oscar Alvariño, en 1986.  Está junto a los medallones de otros escritores como Fray Luis de León, Santa Teresa de Jesús, Cervantes, Nebrija…









Este año, el "Día del libro" también se le ha dedicado al escritor, ya que se conmemora – como ya sabéis – 2012 "Año Unamuno"

En esta ocasión el marcapáginas representa una caricatura del escritor, y como corresponde al "Día del libro" está también numerado.
Este día el lector tiene un aliciente más para comprar un libro y es que además de recibir el marcapáginas, se le puede poner un sello  conmemorativo al libro que acaba de adquirir.









El sello y la imagen del marcapáginas son iguales.
Este año quise que el sello de Unamuno estuviera en este libro "Las agonías insulares de Miguel de Unamuno"  de Bruno Pérez Alemán, donde se recoge la relación de Unamuno con Canarias, tal como lo cuenta el propio escritor.









La feria del libro celebrada del 5 al 13 de Mayo de 2012, también estuvo dedicada a D Miguel.

Estos son los marcapáginas que se editaron para la ocasión. Os los muestro por delante y por detrás donde hay un pequeño texto de Unamuno, en el que queda patente esa idea unamuniana de seguir vivo en sus obras… 
Cuando me creáis más muerto,
retemblaré en vuestras manos.

… Cuando vibres por entero.
Soy yo lector que en ti vibro.


El primer marcapáginas es realista, el escritor está asomado al balcón de su casa en la calle Bordadores, cerca de Las Úrsulas y del parque de S. Francisco, centro de su universo, por donde tanto le gustaba pasear.
El otro es un dibujo en el que Unamuno vuela sobre la Plaza Mayor llevado por una pajarita de papel hecha posiblemente por él mismo para dicha ocasión, para contemplar desde arriba lo que allí en su honor está aconteciendo.
La parte de atrás nos deja junto a los libros que acompañan el vuelo de D.Miguel, el logo que representa este 2012 como "Año Unamuno".












Todavía me queda por mostraros el marcapáginas que se editó con motivo de la celebración de "El Cielo de Salamanca".

Este marcapáginas  se da junto con un libro de poemas, que este año los poetas han dedicado a honrar la figura de Unamuno, estoy segura de que este acto a él le hubiese gustado mucho, no hemos de olvidar que el escritor se sentía poeta por encima de todo.
Desde distintos espacios de la Plaza Mayor, los poetas lanzaron al aire sus versos dedicados a D. Miguel.
El libro está ilustrado con acuarelas de Margarita Ruiz Maldonado, creo que a ella corresponde también el retrato del escritor que hay en el marcapáginas.
La parte posterior representa la puerta de su Casa Museo, donde vivió durante su etapa de rector.


Amigos que me seguís en el blog, espero que os haya resultado interesante esta entrada, son curiosidades del "Año Unamuno" que me gusta compartir con vosotros.

sábado, 22 de diciembre de 2012

Recital navideño de Poesía y Música

El día 21 de diciembre, diez poetas se han dado cita en la iglesia de S. Juan Bautista de Barbados, para dar la bienvenida a la Navidad.



Un año más, nace para nosotros el niño Jesús.
Fuera todo es vacío, vano, frio… no ha sido un buen año y eso se nota en el ánimo de la gente, las calles me parecen tristes aunque estén decoradas de navidad.

José Amador Martín
Juan Angel Torres Rechy
Isaura Díaz




Ana Sánchez Díaz de Collantes

Francisco Javier Burguillo
Alfredo Pérez Alencart
Miguel Elías

Jose Mª Sánchez Terrones
Soledad Sánchez Mulas
En este espacio sagrado música y poesía han llenado mi espíritu  y han despertado el sentimiento navideño en mí, hasta hoy dormido.
El Cuarteto Sibelius, con temas de Bach, Pachelbel, y Noche de paz, entre otros, pusieron el broche de oro a este inicio navideño.
¡Enhorabuena!

Una vez más la poesía y la música me han indicado el verdadero camino.

Os deseo a todos ¡Feliz Navidad!

domingo, 16 de diciembre de 2012

En defensa de las Humanidades

Acto organizado por la Sociedad Española de Estudios Clásicos y el departamento de Filología Clásica e Indoeuropea, a favor del estudio de Las Humanidades.



viernes, 14 de diciembre de 2012

Anécdota infantil


Ilustración del catálogo "Salamanca en detalles". Editado por Ayto de Salamanca

En el nombramiento de  Unamuno como "Hijo adoptivo de la ciudad de Salamanca" y "Medalla de oro de la ciudad" su nieto Pablo Unamuno contó una anécdota de cuando él era pequeño.

Dice Pablo:
Cuando yo era pequeño, me preguntaron:
¿y tu abuelo qué era?
yo contesté: un sabio.
Puntualizó mi interlocutor: "pero a él lo que le gustaba era ser poeta".
A lo que respondí:
entonces mi abuelo era: UN POETA SABIO.

Pablo Unamuno en "Quod natura non dat" caracterizado de D.Miguel.

Me atrevo a decir, sin temor a equivocarme que ambos tenían razón. 

»» Más sobre: "Quod natura non dat"

domingo, 9 de diciembre de 2012

Las Llaves de la Ciudad: Visita Casa Museo Unamuno

Este año, la Casa museo Unamuno, se suma al proyecto "Las Llaves de la ciudad", para dar a conocer la casa del escritor.



La visita consistió en un recital de poesía y el recorrido por las principales estancias de la casa.

En el salón rectoral, tuvo lugar el recital, con una sorpresa para los allí congregados, el mismísimo D. Miguel, nos dio la bienvenida a su casa, y nos recitó sus poemas.




















La sorpresa para más de uno fue mayúscula, pues no tenéis sino que ver el parecido físico entre el rapsoda José Mª Sánchez Terrones y D. Miguel.

    
    Leyó los poemas: 
  • Atardecer de estío en Salamanca
  • Para después de mi muerte
  • Mi Salamanca
  • Castilla
  • Horas serenas del ocaso breve
  • Tu mano es mi destino




Los tres primeros se pueden escuchar en: di tú que he sido... 

Estuvo acompañado por el violinista Sergio Fuentes.
Consiguiendo que fuera una velada unamuniana muy entrañable.


Foto cedida por J.Mª. Sánchez Terrones

La casa rectoral.

Unamuno vivió en esta casa convertida hoy en museo, desde 1900 hasta 1914, en que fue destituido.
Alberga la cátedra Unamuno y la fundación que lleva su nombre. Como nota curiosa destacar que el único rector que vivió en esta casa, fue él, porque los demás eran de Salamanca y tenían casa propia en la ciudad.
En 1953, esta casa rectoral, pasó a ser la casa Museo Unamuno, dirigida en primer lugar por su hija Felisa.
Todo lo que hay aquí de D. Miguel se trajo de la casa de la calle Bordadores, que fue donde habitó hasta morir, el 31 de diciembre de 1936.
En su casa museo visitamos su biblioteca, su despacho y su habitación, donde están expuestas sus gafas, su biblia, un bombín, la cruz que le había regalado su hermana monja y la toga muy gastada de rector.
En la habitación, además de la cama, hay un atril ideado por D. Miguel para leer y escribir en la cama.


En sus paredes cuelga una reproducción del Cristo de Velázquez, al que dedica un libro de poemas.
En el museo se guarda y atesora, el legado de D. Miguel, que no para de crecer, pues siguen saliendo a la luz, dibujos, libros anotados, fotografías, orlas, etc.
Después de este año dedicado al 75 aniversario de la muerte del escritor, está más vivo que nunca.



Os dejo el soneto "La parra de mi balcón" con el que vuelvo a reivindicar al Unamuno poeta.















Parra que todavía existe, viva, muy viva, y que cambia con las estaciones y me imagino que seguirá dando sus frutos, como cuando vivía D. Miguel que aprovisionaba de uvas a sus hijos. 
Usted también  está vivo en el corazón de ¡tantos salmantinos!.

La Parra de mi balcón

El sol de otoño ciernes de mi alcoba
en el ancho balcón, rectoral parra
que de zarcillos con la tierna garra
prendes su hierro. Y rimo alguna trova

en ratos que el oficio no me roba
a tu susurro, de esta tierra charra
viejo eco de canción. No irán a jarra
cual las que sufren del lagar la soba,

parra de mi balcón, tus verdes uvas;
para mi mesa guardo los opimos
frutos del sol de otoño bien repletos;

no quiero que prensados en las cubas
de vino se confundan mis racimos
y con ellos se pierdan mis sonetos.




sábado, 8 de diciembre de 2012

Poema de A. Colinas dedicado a Miguel de Unamuno


A. Colinas, Café Novelty, Salamanca noviembre 2012

Este año los poetas han ocupado diferentes lugares de la Plaza Mayor, para lanzar al viento los poemas dedicados a Miguel de Unamuno.
Poetas en el cielo…

Os dejo aquí el magnífico poema dedicado por Antonio Colinas a Unamuno.

Es un poema largo, donde se dan unas pinceladas sobre la ciudad en la que vivía Unamuno, la situación política del momento, enmarcado en el inicio de la guerra civil, su situación personal, su sentir religioso y esas eternas dudas existenciales que acompañaron siempre al escritor.

Es un  poema tremendamente duro, pero a la vez tierno.
Unamuno nos hace partícipes, y nos involucra  en su sentir y en su pensar en los momentos antes de su muerte.

No podemos más que sentir compasión por él, ganas de consolarle y acompañarle en ese duro trance.
Llega a la conclusión de que solo en la muerte encontrará la paz.
¿la ha encontrado D. Miguel?
Leedlo despacio.


Tarde del 31 de diciembre de 1936

Piensa el sentimiento siente el pensamiento.
M. Unamuno.


En esta última hora, debo pensar el sentimiento
para neutralizar el combate atroz de mi carne con el más  allá,
el combate de lo que pronto habrá de ser mi tumba
con el más allá.

Debo pensar el sentimiento
para llevar mi razón y mi libertad
al límite extremado del fuego y del hielo.
Pero también, en este desamparo
-como quien juega su última carta –
debo sentir, sentir mi pensamiento,
enternecerlo, acunarlo como a niño,
llorarlo, compadecerlo, perdonarlo,
para que emoción, dulzura y piedad
neutralicen en mí definitivamente
la inutilidad de la razón furiosa.

¿dónde el término medio de los filósofos,
el hueco, o nido o regazo
de la madre-esposa, de la esposa-madre,
para que pudiera al fin adormecerse
el niño que yo fui, el niño que (acaso) aún yo soy?
Se estrelló mi palabra con la piedra del mundo.
Mi razón ya no puede ordenar
el oro y la sabiduría de estos muros;
mi razón poderosa no me pudo salvar del laberinto
de esta ciudad que – siempre, siempre,
a través de las agujas con nieve de sus torres-
me llevaba a un más allá
de angustiosos vacíos
y a un más acá de palabras airadas.

martes, 4 de diciembre de 2012

Visita al Convento de las Úrsulas


Ya sabéis que ese espacio es uno de los lugares  más queridos por D. Miguel de Unamuno. 



Ahí, en la calle Bordadores estaba su casa, si se asomaba al balcón, veía el torreón de las Úrsulas, y su paseo lleno de árboles que lo conducían hasta el campo de San Francisco, por donde él paseaba en compañía de su mujer Concha.
Hoy el espacio lo llena no solo el convento, sino Unamuno que con su escultura mirando hacia la que fue su casa, forman un todo perfecto, por su belleza.


Al visitar el convento, me encontré con la sorpresa, pues nunca había reparado en él, de reconocer sobre la puerta de acceso, un ángel que sostiene el escudo de Alonso de Fonseca, fundador de este convento.


¡Claro! A Unamuno no le pasó desapercibida esta figura y la quiso plasmar en un carboncillo, a los que también él era muy aficionado.
Os dejo la foto que he hecho y el carboncillo realizado por D. Miguel, para que veáis lo bien que se le daba también pintar.
























Espero que os haya gustado esta curiosidad y si paseáis por este lugar, levantéis la vista para contemplar la belleza y la historia que encierra este convento.
¡Qué lujo de ciudad! ¡cuánta historia encierra!   







domingo, 2 de diciembre de 2012

Salamanca, di tú que he sido...

Estimados amigos, la entrada que os dejo hoy, os va a sorprender por su belleza y a emocionar, estoy segura.
Está dedicado a la figura ¡cómo no! de nuestro ya queridísimo Miguel de Unamuno.
Una vida, una persona ¿cómo le dio para tanto?

Es mucha la huella que dejó y los que estamos viviendo el año Unamuno, así lo sentimos.
Este vídeo titulado "Salamanca, di tú que he sido"  realizado en su totalidad por Francisco A. Martín Iglesias, con unas fotos preciosas no solo de la ciudad de Salamanca, sino también de nuestro querido Unamuno en la persona de José Mª Sánchez Terrones, que además de su persona pone la voz a los poemas de D. Miguel, una voz que lo envuelve todo y que recita como nadie.

Enhorabuena y gracias por permitirme compartirlo con las personas a las que va dedicado este blog, que aman mucho Salamanca.



video

Os recomiendo verlo en alta calidad:

sábado, 1 de diciembre de 2012

Presentación en La Sala de la Palabra de dos libros de poemas de Raúl Campoy Guillén


En el Liceo de Salamanca se presentaron el día 28 de noviembre, dos libros de poemas: "Los dientes del reloj" y "Donde casi amanece".


Pilar Fernández Labrador, gran amante de la poesía y apoyo constante a los poetas de Salamanca, fue la encargada de dar la bienvenida al poeta.
En un tono distendido, nos contó que muy pequeñita, con dos años y medio, ya recitó su primera poesía. La poesía es una constante en mi vida.
Dirá que la poesía es el alimento del alma y proclama: "ni un día sin poesía".


Concluye dirigiéndose al poeta: 
"Raúl, siempre que nos busques, vas a encontrarnos en la poesía".

Montserrat Villar hizo la presentación del poeta y de su obra.
"Si los ojos son el espejo del alma, entonces tú la tienes muy profunda".


Hace referencia Montse a los preciosos ojos azules del poeta, no pasaron desapercibidos para ninguno de los presentes.

Destaca Montse unos versos en los que el autor dice: 
"Escribo para sobrevivirme dentro de mi monotonía existencial."

Preocupaciones constantes en él serán:
El paso del tiempo
Necesidad de soledad
El amor


En su primer libro, "Los dientes del reloj" los poemas son extensos y ricos en imágenes. En el segundo libro: "Donde casi amanece", hay un predominio del poema corto.
Los temas predominantes en este segundo libro son:
Paso del tiempo
Recuperar el pasado
La metapoesía
El amor.

Se introduce el lenguaje de la urbe, la tecnología, elementos naturales.
Imágenes que parecen introducirnos en un mundo surrealista.
Concluye Montse: "Raúl no solo tiene ojos, tiene alma".


Toma la palabra el poeta Raúl Campoy Guillén.

Mi primer libro, "Los dientes del reloj" es un libro más espontáneo, más rico, yo no era capaz de controlarlo, por eso los poemas son más extensos y es politemático.
Me dejé llevar por lo que sentía en cada momento. Es una orfebrería de imágenes. Un poeta no es una ametralladora de imágenes.

El segundo libro: "Donde casi amanece" incido en la reducción de lo que quiero decir. Hay liberación de energía en los dos últimos versos.
Es un libro más íntimo, más crudo al nivel del yo.

Los dos muestran una inquietud constante por el lenguaje.
Un poema tiene que tener algo más que un decir.
La poesía es creación pura. Mi proyecto en estos momentos es la búsqueda de mí, de mi alrededor y de lenguajes nuevos.
Escribo en verso libre, que me lleva a ritmos nuevos. El poema tiene ritmo interno.

Defiende Raúl que el poeta no se hace, sino que en él hay un punto innato.
Defendió por ejemplo la poesía de Miguel Hernández, un poeta sin estudios que escribió poemas que pasarán a la historia y que están en la mente de todos, frente a otros poetas con estudios, universitarios cuyos poemas son fríos como el mármol.
Antes de escribir hay que vivir.



El poeta en el Café "Vía Libre".

En nuestra tertulia, Soledad Sánchez Mulas, tomó la palabra para expresar ante el poeta lo que le había parecido su obra.

Dice Soledad:
Tu faceta de compositor está en tu poesía.
Te apoyas en el recitado para ir dando cuerpo al poema. Musicalidad profunda, arquitectura musical.
Tu cuerpo está en la poesía, estás tocando otros cuerpos, tu poesía es muy táctil, tal vez por tu profesión, transciende la importancia de  las manos, que son todo un universo. 

Pasamos una jornada preciosa y provechosa con nuestro ya querido amigo Raúl Campoy, haciendo lo que más nos gusta escuchar poesía.
Gracias.   




Imprimir en PDF